• Innovación en nuestro camino de desarrollo sostenible
  • Vamos a disminuir el daño ecológico en nuestra naturaleza y a mejorar nuestra salud y bienestar
  • Esta transformación traerá empleos no calificados y calificados para atender las nuevas necesidades energéticas del país

    Queremos reenfocar e innovar nuestro camino de desarrollo hacia el uso total de combustibles de fuentes limpias, y proclamar nuestro compromiso con la abolición de combustibles derivados del petróleo para el sector transportes y otros donde sea viable.

    ¿Por qué combustibles derivados del petróleo?

    Queremos disminuir los impactos ambientales que hoy padece nuestra naturaleza. Y los combustibles del petróleo son la principal fuente de energía para transporte en nuestro país y son el mayor responsable de lo que se ha llamado cambio climático que afecta a todo el planeta con efectos adversos.

    Ir hacia la sustitución progresiva de la gasolina y el diésel tendrá un impacto muy positivo también en la salud de todos y por ello, en el bienestar y la calidad de vida en nuestro país.

    Varios países tales como Reino Unido y Francia, ya iniciaron un proceso de transición energética. Han planteado prohibir la venta de vehículos de combustión de gas y diésel y han establecido el año 2040 para eliminar la circulación de estos vehículos. Es un camino muy largo y difícil, pero para llegar tenemos que empezar ya y seguir con determinación.

    Además, esta gran transformación nos permitirá generar nuevos empleos que el país necesita, tanto trabajos no calificados como trabajos calificados. Con la construcción y diseño de nuevos parques solares, el impulso de la generación eólica, el desarrollo de fuentes de energía geotérmica que generen los recursos para la sostenibilidad de los Parques Nacionales, la diversificación de la forma en que distribuimos la nueva electricidad limpia, la generación de especialistas en el diseño y mantenimiento de las nuevas flotas de vehículos privados y colectivos limpios, y la construcción de trenes con energía limpia.

    Hoy le expreso al país mi compromiso con esa ruta y anuncio que en mi gobierno vamos a:

  • Iniciar un programa de transformación del transporte público para sustituir progresivamente los vehículos por unidades que empleen energías limpias, eléctricas, o de otra naturaleza que se desarrollen en el futuro.
  • Construir un sistema integrado de transporte público, que incluya un tren eléctrico metropolitano (u otra alternativa superior, si la hubiese), buses, taxis y demás medios de transporte, públicos y privados.
  • Iniciar un cambio en la flotilla estatal hacia vehículos eléctricos u otras tecnologías a partir del 2018.
  • Prohibir la importación de vehículos que usen combustibles derivados del petróleo para el año 2035.
    En 1948 los costarricenses abolimos el ejército, una maravillosa decisión que nos ha permitido vivir tranquilos, en paz, y disfrutar de una enorme inversión que hemos hecho en programas solidarios y educativos.
    Hoy ha llegado el momento de que con valentía digamos sí a la abolición de la venta de vehículos que consumen combustibles de petróleo y demos un salto en nuestro bienestar y calidad de vida.

    “El momento es ahora”