· Presidente no asumió por más de tres años la gravedad de la situación
· Gobierno del PAC hizo fiesta con los recursos públicos
· Exigimos la suspensión de los gastos publicitarios, congelamiento de nuevos nombramientos y crecimiento de plazas
Durante tres años, y a pesar de las advertencias, el gobierno de Luis Guillermo Solís no le explicó al país la gravedad de la situación fiscal ni actuó ante ella. Hoy anuncian, que la situación es tan grave, que entraron en una crisis de liquidez. No solo no la previnieron, sino que, al anunciarla, la agravaron.
La Administración Chinchilla hizo todo lo que pudo para lograr una reforma fiscal. Pero, además, de forma previsora, consiguió autorización legislativa para emisiones de bonos por $4 mil millones de dólares para hacer frente al financiamiento del déficit fiscal mientras se lograba la solución de fondo. De esos recursos, la Administración Chinchilla solo utilizó $2 mil millones y le dejó otro tanto a la Administración Solís.
El PAC tuvo las arcas llenas y un entorno internacional favorable. Pero, en vez de asumir su responsabilidad histórica, ¡hicieron fiesta! En el Presupuesto de 2015, aprobado de manera ilegal en la Asamblea Legislativa bajo la Presidencia del PAC, incluyeron uno de los mayores aumentos de gastos de la historia y un incremento salarial sin precedentes para los empleados públicos. En el 2016, la fiesta continuó. Los gastos crecieron 9%, mientras los ingresos solo aumentaron 6%. Este año, la jarana salió a la cara. Detengan ya la caravana de la alegría.
“Como candidato a la Presidencia, estoy dispuesto a asumir la responsabilidad histórica que me corresponde. No podemos desperdiciar más tiempo valioso. Pido al Gobierno de la República que asuma el liderazgo que el pueblo le otorgó y plantee una reforma fiscal integral anteponiendo el bien común al cortejo de su clientela electoral. Y, a los demás candidatos a la Presidencia, los invito a que deponer sus cálculos electorales de corto plazo y construyamos, en conjunto, un Plan Nacional de Emergencia Fiscal”, indicó Antonio Álvarez, candidato presidencial.
Para ser viable, la reforma debe ser integral y contener los siguientes elementos:
1. Contención del gasto: Deben atacarse los disparadores del gasto, particularmente el empleo público, transferencias y pensiones. Esto incluye, entre otros, regular pluses y otras formas de aumento casi automático. Así como recortar todo gasto no indispensable. Además, debe mejorarse la eficiencia del sector público.
2. Norma fiscal: Debemos establecer normas legales que protejan las inversiones públicas pero que contengan límites para el crecimiento de los gastos corrientes, de tal manera que el país logre avanzar hacia la sostenibilidad fiscal y cumplir con los mandatos constitucionales.
3. Nuevos ingresos: Tenemos una estructura tributaria obsoleta e ineficiente que no grava los sectores más dinámicos de la economía. Es necesario reformar el IVA y Renta.
Acudamos a la hora de la Patria antes de que sea tarde. Dejemos de lado el oportunismo político. No tengamos miedo de plantear la reforma fiscal integral que el país necesita y las medidas para conjurar la crisis de liquidez. Debemos elevarnos a la altura de las circunstancias.
Para mayor información puede comunicarse con Marcela Villalobos Ramírez en Prensa al 88-60-25-16 o en [email protected]
conferencia3deagosto1