Nuria Marín Raventós nace el 29 de junio de 1962. Es la segunda de cuatro hijos, en la familia formada por el pianista José Marín Paynter, Director de Artes Musicales y por varios años Decano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica, y Nury Raventós López, abogada e historiadora, y profesora de Historia de la Cultura, en la escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica.

Inicia su primaria en la escuela Católica Activa, donde combina el estudio con su afición por la práctica del baloncesto. La secundaria la hace en el Colegio Saint Clare, donde continúa practicando el basquetbol como miembro titular de la selección del Colegio, lo que posteriormente le permite participar en la Tercera y Primera División con su equipo. Esta actividad le deparó vivir momentos intensos y emotivos, de pérdidas y triunfo, de solidaridad y trabajo en equipo.

En sus años colegiales también participó en el Grupo Acción Cívica, encargado de promocionar la excelencia académica y la organización de actividades de carácter cultural, como concursos sobre Historia, Geografía y Cívica. Como resultado de su activa participación, Nuria Marín alcanzó la presidencia del grupo.

Al culminar los cinco años de secundaria, luego de obtener el premio Valedictorian, como Primer Promedio Académico, ingresa a la Universidad de Costa Rica. Durante su primer año despliega una activa participación como representante estudiantil, Miembro de la Asamblea de Representantes de la Escuela de Estudios Generales, Fiscal General del Grupo Gente Nueva, que gana el Gobierno Estudiantil (Estudios Generales), representante ante la Asamblea de la Facultad de la Escuela de Derecho, y miembro de la FEUCR.

En 1983, doña Nuria Marín contrae matrimonio con Antonio Álvarez Desanti. En ese mismo año, mientras estudia y trabaja, obtiene Matrícula de Honor. En 1985 obtiene su título de Licenciada en Derecho, en la Universidad de Costa Rica. En 1986, nace su hija Andrea, y es en este mismo año imparte el curso de Derecho Público en la Escuela Libre de Derecho y es publicada su obra “Régimen de Inquilinato Aplicable a la Administración Pública” por la Editorial Juricentro.

Durante los años en que su esposo, don Antonio, se desempeñó como Presidente del CNP, Ministro de Agricultura y posteriormente de Gobernación – entre 1985 y 1994- ejerce su profesión como abogada y notaria, al frente del bufete que ambos fundaron años atrás.

En 1989, se incorpora a la Junta Directiva del Instituto de Cultura Hispánica, ente encargado de la promoción de la cultura iberoamericana. Este hecho es de gran importancia ya que su abuelo José Marín Cañas fue su presidente durante varios años. Desde este puesto tuvo la oportunidad de compartir con personas tan destacadas como Alberto Cañas, Fernando Centeno Güel, María Eugenia Dengo de Vargas, Mario Zaragoza, Fernando del Castillo y Enrique Góngora.

A mediados de 1990 se traslada junto con su esposo e hijas a la Universidad de Harvard en Boston, Massachussets, a estudiar una maestría en Artes Liberales, con énfasis en Política Internacional.

En 1992, reanuda labores docentes, primero como profesora invitada en cursos de maestría en la Universidad de Costa Rica y posteriormente, en el Instituto Manuel María de Peralta, centro encargado de la preparación y capacitación del Servicio Exterior, cuyo ámbito de acción es la región centroamericana. A partir de ese momento, ha mantenido una participación activa en el Instituto impartiendo el curso de “Política de Estados Unidos hacia América Latina,” labor que combina con la redacción de artículos y el análisis político en el área Internacional para varios medios de comunicación.

En los últimos años ha participado con un grupo de profesionales en la capacitación política de mujeres del Partido Liberación Nacional y también se incorporó a la Asociación Credimujer, filial del Banco Mundial de la Mujer, organización sin fines de lucro que desarrolla programas de apoyo financiero y capacitación para la mujer microempresaria. El 8 de marzo de 2011, Nuria Marín fue galardonada por la Cámara de Comercio de Costa Rica, con el Premio “Alborada 2011, a la Mujer Empresaria del Año”, por su larga y exitosa trayectoria al frente de Álvarez y Marín Corporación. El premio fue entregado en el marco del II Congreso Empresarial Mujer y Negocios, en celebración del Día Internacional de la Mujer.

Hoy, junto con Antonio, se hace cargo del grupo que ambos fundaron, en el sector agrícola, financiero e inmobiliario.