En este debate presentaremos las propuestas que llevaremos al próximo gobierno del 2018, para darle mayores oportunidades de progreso y desarrollo social a la ciudadanía.

El crecimiento económico requiere un Estado más ágil que quite trabas. Esto incluye la producción de energía eléctrica más barata y la promoción del uso de energías alternativas. Lo más importante para cada hogar costarricense no es quién produce la energía, sino que la energía sea cada vez más barata.

Propongo ir a una economía digital para mejorar de una manera más justa y solidaria en el aumento de la recaudación. Para transparentar el control fiscal y avanzar hacia una mayor formalidad de los servicios.

En infraestructura falta claridad y ejecución. En la pifia de la carretera de acceso a APM Terminals se nota la incapacidad absoluta y falta de liderazgo. Proponemos impulsar el desarrollo de la infraestructura costarricense a través de alianzas público-privadas. ¡Es urgente el tren rápido de pasajeros!

Soy optimista: podemos enrumbar a Costa Rica hacia una sociedad más equitativa, no es el momento de improvisar, sino de recurrir a la experiencia con un líder que ofrece las mejores soluciones para los problemas del país. Ofrezco esa experiencia tanto desde lo público como desde lo privado, para lograr que las cosas sucedan. ¡El momento es ahora!